domingo, 15 de junio de 2008

Se presentan nuevas herramientas terapéuticas que combaten la infección por VIH-SIDA mediante nuevos mecanismos de acción.

Entre otras, están los antagonistas del co-receptor CCR5. Enfoques diferentes para combatir una epidemia que afecta a 33 millones de personas en todo el mundo.

Los pacientes con VIH-sida se encuentran ante nuevas posibilidades: se están desarrollando fármacos con mecanismos de acción innovadores, que atacan la infección desde nuevos frentes y logran controlar el avance de la enfermedad en algunos casos muy difíciles. Durante el VIII Congreso Argentino de Infectología, que se acaba de efectuar en Mar del Plata, se presentaron varias de estas opciones terapéuticas.

Gracias a estos y otros avances, en la actualidad se puede controlar en la mayoría de los casos la infección por VIH, de forma tal que la expectativa de vida de un paciente infectado por este virus es bastante cercana a la de los sujetos no infectados. Los infectólogos cuentan con un abanico de posibilidades para ofrecer a los pacientes con VIH-sida, a fin de que puedan mejorar no solo su salud, sino también su calidad de vida.

Entre las más recientes incorporaciones, se presentó la primera droga de una nueva clase terapéutica de administración oral en los últimos diez años. Se trata de un antagonista del coreceptor CCR5 (maraviroc), cuyo mecanismo consiste en bloquear el ingreso del virus VIH a los linfocitos T humanos, evitando la infección de nuevas células. Esta droga, que se espera esté disponible a la brevedad en la Argentina, sólo se utiliza enpacientes multirresistentes en estadios avanzados que estén infectados por virus con afinidad por el co-receptor CCR5, lo cual debe determinarse mediante un test específico.

La nueva molécula bloquea una puerta de entrada del virus, el ‘co-receptor CCR5’, presente en la superficie de los linfocitos humanos. A diferencia de otros medicamentos utilizados para el tratamiento de la infección por VIH, actúa sin ingresar a la célula humana, por lo que tendría ciertas ventajas en cuanto a interacciones farmacológicas y seguridad. En estudios clínicos, la cantidad de pacientes con carga viral indetectable duplicó la de quienes fueron tratados con tratamientos comparativos.

Al mismo tiempo, en el marco del congreso se han presentado los inhibidores de la integrasa (una enzima que participa en las etapas finales de la multiplicación del VIH), y otras drogas pertenecientes a las familias terapéuticas conocidas con principios activos más potentes y menor potencial de desarrollo de resistencia.

Lo que falta

Existen muchos aspectos por mejorar en el manejo de la epidemia del sida: la diseminación de la infección, la adherencia a los tratamientos y otros aspectos que distan de estar bajo control. La infección continúa extendiéndose y crece el número de infectados, muchos de los cuales desconocen su condición.


A su vez, muchos pacientes no tienen buena tolerancia a la medicación debido a los eventos adversos.

El abandono o interrupción del tratamiento puede conducir a la aparición de cepas de virus resistentes a los antivirales. La resistencia disminuye las opciones de tratamiento para el VIH.

Por último, aún no se ha podido erradicar completamente al virus del organismo. Ello significa que si el individuo no toma correctamente la medicación, la infección deja de estar controlada y puede reiniciar la progresión.

Seguridad de Maraviroc

Maraviroc no cura la infección por VIH ni el sida, ni impide que el virus sea transmitido a otras personas.

Aunque no se evidenció un aumento significativo de anormalidades en la función hepática en los pacientes tratados con maraviroc, se reportó toxicidad hepática con el uso de la droga. Pueden aparecer también reacciones alérgicas (sarpullido, eosinofilia, niveles de IgE elevados, entre otros) previas a la toxicidad hepática. Pacientes con señales o síntomas de hepatitis o reacción alérgica debido al uso de maraviroc deben ser evaluados de inmediato.

La seguridad y eficacia de maraviroc en pacientes con desórdenes hepáticos no han sido específicamente estudiadas todavía. Igualmente, los especialistas deben ser cautos al administrar la medicación en pacientes con insuficiencia hepática preexistente o que padecen hepatitis B o C.

En estudios clínicos, fue reportado un número mayor de eventos cardíacos (incluidos isquemia miocárdica e infarto) entre quienes recibían maraviroc que en el grupo placebo. Esta droga debe ser usada con precaución en pacientes con riesgo cardiovascular alto.

También debe administrarse con precaución en pacientes con hipotensión postural o que están bajo tratamiento farmacológico para controlar la presión arterial. Los pacientes deben ser alertados acerca de que si padecen mareos por recibir maraviroc, no deben conducir u operar maquinarias.

Se reportó síndrome de reconstitución inmunológica en pacientes que recibían terapia antirretroviral combinada.

Maraviroc es un antagonista del co-receptor CCR5 en determinadas células del sistema inmunológico. Por lo tanto, potencialmente puede aumentar el riesgo de desarrollar infecciones o tumores.